Trastorno orgásmico femenino (antes llamado anorgasmia)

 

 

El trastorno orgásmico femenino (antes llamado anorgasmiase caracteriza por una dificultad para experimentar el orgasmo o una marcada disminución en la intensidad de las sensaciones orgásmicas. Para diagnosticar un trastorno orgásmico femenino, los síntomas deben experimentarse en todas o casi todas las ocasiones (aproximadamente, el 75-100 %) de la actividad sexual.

 

 

 

¿Cuándo no se diagnostica?

 

 

Si se considera que el trastorno orgásmico femenino se podría explicar mejor por otro trastorno mental, por los efectos de una sustancia/medicamento o por una afección médica, no se haría el diagnóstico de trastorno orgásmico femenino. Así como tampoco podemos diagnosticar trastorno orgásmico femenino si la mujer obtiene el orgasmo a través de algunas técnicas pero no a través de otras, como por ejemplo, la penetración (existe el falso mito de que la penetración es la mejor técnica, cuando es una de las peores para alcanzar el orgasmo en la mujer).

 

En este trastorno podemos encontrar dos modalidades:

 

  • Trastorno orgásmico femenino con retraso marcado, infrecuencia marcada o ausencia de orgasmo.
  • Trastorno orgásmico femenino con reducción marcada de la intensidad de las sensaciones orgásmicas. 

 

 

¿Qué genera esta disfunción?

Recordemos que hasta hace poco no se consideraba la capacidad de la mujer de disfrutar de la experiencia sexual, siendo su papel relegado a mero vehículo de la satisfacción masculina. La inercia del predominio masculino ha diseñado unas formas de comportamiento sexual que priorizan el coito y la genitalidad frente a otras formas de expresión erótica, de tal modo que se considera el orgasmo en el coito, tanto para hombres como para mujeres, como el fin último. Vistas así las cosas el orgasmo en el coito viene a ser la respuesta auténtica, mientras otras formas de orgasmo son consideradas como sucedáneos.

 

De entre las causas que generan esta disfunción podríamos destacar tres grupos: causas orgánicas, causas psicológicas y causas sociales.

 

  • Causas biológicas / orgánicas: se señalan enfermedades como hipotiroidismo, diabetes, deficiencia de estrógenos, paraplejias, esclerosis múltiple, hernia discal, tumores o lesiones medulares, así como insuficiencia cardiaca y anomalías anatómicas de la vagina, del útero o de las estructuras de soporte de la pelvis, además de la vaginitis recurrente grave. Por otra parte, tienen relevancia el consumo de drogas y fármacos, como antipsicóticos, antidepresivos, sedantes y antihipertensivos.

 

  • Causas psicológicas: entre las causas psicológicas que se relacionan con la anorgasmia está el abuso sexual, la falta de conocimiento acerca de la estimulación o las interacciones sexuales, la autoimagen corporal negativa, la culpa o la vergüenza en las relaciones sexuales, las creencias culturales o religiosas sobre el sexo, el estrés, problemas psicológicos (ansiedad, depresión, etc.), conflictos de pareja sin resolver, escasa o pobre comunicación en la pareja, violencia en la pareja o la infidelidad.

 

 

 

 

Como señaló Helen Kaplan, terapeuta sexual pionera: “Hay millones de mujeres que responden sexualmente, y con frecuencia multiorgásmicas, pero que no pueden tener un orgasmo durante la relación sexual a menos que reciban estimulación clitorídea simultánea”. Muchas mujeres lo experimentan durante la masturbación, estimulación manual de su pareja, o a través del sexo oral que las que lo vivencian durante el coito (Fugl-Meyer y colaboradores, 2006). Para muchas mujeres la estimulación durante el coito simplemente es menos efectiva que la estimulación directa manual u oral del área clitorídea (Bancroft, 2002). 

 

 

Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar