Disfunciones del orgasmo

Trastorno orgásmico femenino

 

 

El trastorno orgásmico femenino (antes llamado anorgasmia) se caracteriza por una dificultad para experimentar el orgasmo o una marcada disminución en la intensidad de las sensaciones orgásmicas. Para diagnosticar un trastorno orgásmico femenino, los síntomas deben experimentarse en todas o casi todas las ocasiones (aproximadamente, el 75-100 %) de la actividad sexual (en situaciones y contextos concretos o, si es generalizada, en todos los contextos).

 

En este trastorno podemos encontrar dos modalidades:

 

  • Retraso marcado, infrecuencia marcada o ausencia de orgasmo.
  • Reducción marcada de la intensidad de las sensaciones orgásmicas. 

 

Para que una mujer sea diagnosticada de trastorno orgásmico femenino debe haber un malestar clínicamente significativo asociado a los síntomas. Si se considera que el trastorno orgásmico femenino se podría explicar mejor por otro trastorno mental, por los efectos de una sustancia/medicamento o por una afección médica, no se haría el diagnóstico de trastorno orgásmico femenino.

 

 

Eyaculación retardada

 

 

La característica distintiva de la eyaculación retardada es el retraso marcado o la incapacidad para alcanzar la eyaculación, aun cuando se produce una erección completa y suficiente excitación y estimulación sexual. El individuo refiere una dificultad o incapacidad para eyacular a pesar de la presencia de estimulación sexual adecuada y de deseo de eyacular, durante la actividad sexual con una pareja. 

 

Las dificultades para eyacular pueden contribuir a las dificultades para concebir. El retardo en la eyaculación a menudo se asocia a un sufrimiento psicológico importante en uno o ambos miembros de la pareja. 

 

  • Dentro de las etiologías descritas se encuentran: la edad, el uso de determinados fármacos (diuréticos, antidepresivos tricíclicos, ISRS, fenotiazina), causas psicológicas (temor a engendrar o fecundar, rechazo al compromiso, ansiedad, presiones religiosas, etc.) y orgánicas (lesión medular, enfermedad vascular periférica y Diabetes Mellitus). Otra causa descrita es la falta de erotismo durante la relación sexual.

 

Entre los tipos de eyaculación retardada se diferencian los siguientes:

 

 

Eyaculación prematura (precoz)

 

 

La eyaculación prematura (precoz) se manifiesta por la eyaculación que tiene lugar antes o poco tiempo después de la penetración vaginal. Se trata de un patrón persistente o recurrente en que la eyaculación producida durante la actividad sexual en pareja sucede aproximadamente en el minuto siguiente a la penetración vaginal y antes de que lo desee el individuo. Muchos varones con eyaculación prematura (precoz) se quejan de falta de control sobre la eyaculación y refieren aprensión al anticipar su incapacidad para retrasar la eyaculación en los encuentros sexuales futuros. 

 

  • La eyaculación prematura (precoz) puede estar asociada con problemas de erección. En muchos casos puede ser difícil determinar qué dificultad precedió a cuál. 
  • Algunos hombres pueden experimentar eyaculación prematura (precoz) durante los primeros encuentros sexuales, pero adquieren el control eyaculatorio con el tiempo. 
  • Un patrón de eyaculación prematura (precoz) puede asociarse con una baja autoestima, con una disminución de la sensación de control y con consecuencias adversas para las relaciones de pareja.
  • La eyaculación prematura (precoz) adquirida puede asociarse con la prostatitis, la patología tiroidea o la abstinencia de drogas (p. ej., durante la abstinencia de opiáceos).

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar