¿Cuándo acudir al sexólogo?

 

 

Cuando algo no va bien en nuestra salud, o cuando nuestro coche sufre una avería, es entonces cuando buscamos un profesional adecuado que resuelva estos problemas. Del mismo modo, acudir a terapia sexual es una forma de resolver los problemas asociados la vivencia en nuestra sexualidad. De hecho, si la sexualidad debiera ser sinónimo de disfrute y placer, ¿por qué no nos planteamos acudir al sexólogo cuando el problema es de índole sexual?

 

La sexología es la ciencia que estudia la respuesta sexual humana, los comportamientos sexuales, el desarrollo y la orientación sexual, la educación sexual veraz y contrastada, las técnicas de estimulación sexual o las disfunciones / trastornos de la sexualidad. En España, para llevar a cabo la función el sexólogo es necesario haber recibido una amplia formación en terapia sexual y en psicología, por lo que ponerte en manos de un sexólogo es una buena idea a la hora de resolver problemas que no sabes bien qué soluciones puede tener, cuál es el origen de esos problemas o como puede afectar a tus relaciones (y así, poder evitar dicho impacto).

 

 

¿Qué problemas trata un sexólogo?

 

 

Los profesionales de la sexología y la terapia sexual abordan una multitud de problemas el ámbito sexual, como, por ejemplo:

 

  • La falta de deseo sexual, o su contrario, el exceso de deseo
  • Las dudas y problemas asociados a la identidad y orientación sexual
  • Los problemas asociados a la penetración, como el dolor durante la misma o el miedo al embarazo
  • Los problemas de comunicación en las relaciones de pareja, y su influencia en la sexualidad de ambos
  • Los problemas de erección: dificultad para mantener la erección, dificultad para conseguirla, etc.
  • Las dificultades para alcanzar el orgasmo, tanto en hombres como en mujeres
  • Las molestias, el escozor, el ardor, la sensación de desgarro u otras sensaciones desagradables producen aversión a la penetración
  • Las parafilias
  • La insatisfacción sexual y erótica
  • Las dificultades para fantasear o enriquecer nuestra vida sexual interior
  • Las dificultades asociadas a la eyaculación, bien porque la eyaculación se produce de manera prematura o bien porque se demora o dilatar en el tiempo (eyaculación retardada)
  • Los deseos de cambio o de enriquecimiento de la sexualidad individual y en pareja
  • El asesoramiento a padres y madres preocupados por la educación sexual de sus hijos
  • Las dudas que con frecuencia experimentan los jóvenes adolescentes
  • El afrontamiento sano de la sexualidad en personas con diversidad funcional
  • El envejecimiento activo y la sexualidad

 

 

¿Cuándo sería conveniente acudir al sexólogo?

 

 

Aunque resulte llamativo hoy en día existen muchas personas que viven con una disfunción sexual intentan sobrellevar la de la mejor manera posible, sin poder lógicamente evitar el sufrimiento de los problemas que estas disfunciones generan. Por ello, si presentas alguna de estas disfunciones sería conveniente que acudieras a terapia sexual:

 

 

 

Aunque también es probable que quieras acudir por otros motivos, y no siempre por padecer una disfunción sexual. A continuación, encontrarás también otros motivos que pueden llevarte mejorar tu sexualidad:

 

  • Desarrollar una asertividad sexual
  • Recibir información sobre los diferentes métodos anticonceptivos
  • Aprender técnicas de masturbación (para hombres, para mujeres o en pareja)
  • Aprender a relacionarte sexualmente de una forma saludabl

 

En conclusión...

 

 

En la terapia sexual encontrarás a un profesional que sobre todo, y por encima de todo, no te juzgará ni por tus prácticas sexuales, ni por tu orientación, ni por los problemas que te han podido llevar a la consulta. Alguien que recoge tu problema y te asesora y que también, se encargará de proporcionarte una información científica, válida, veraz y contrastada.


Por último, te diría que, si a lo largo de este artículo no se han recogido todas las causas que pueden llevarte a consulta y están relacionados con tu sexualidad, déjame darte un consejo: no normalices el sufrimiento. Tu sexualidad no debería ser experimentada con angustia o miedo. La sexualidad es otra cosa…

 

 

Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar