¿Por qué se consumen las drogas?

 

 

Las drogas se consumen por múltiples factores y motivos, aunque con frecuencia nuestra sociedad tiene a juzgar y simplificar los motivos y a las personas que llevan a cabo dicha práctica. Se tiende, todavía hoy (y queda mucho trabajo por hacer a este respecto), a culpabilizar a las personas adictas y a juzgarlas severamente. Este artículo pretende dar respuesta a una pregunta: ¿Por qué se consumen las drogas? ¿Qué motiva a una persona a seguir consumiendo? ¿Es culpa suya?

 

 

 

 

Cada persona consume una droga por diversos motivos: algunas personas padecen una adiccióna a una (o varias) sustancias por una predisposición genética, es decir, porque existen familiares con problemas de adicción a esa misma sustancia o a otras distintas. Otras, tienen alteraciones funcionales cerebrales, como así marcan las últimas líneas de investigación. En este grupo, dichas alteraciones les llevarían a utilizar las sustancias para paliar de alguna manera las carencias que tiene su sistema nervioso, es decir, como sustitutivos de una serie de insuficiencias bioquímicas y funcionales que la persona tiene en su sistema nervioso central, con el objetivo de equilibrarlo. Y un tercer grupo de personas emplearían el consumo como forma de enmascarar sus déficits de aprendizaje para enfrentarse a la vida cotidiana; bien sea para divertirse, para 
desinhibirse, para relacionarse, para afrontar problemas, para aumentar sensaciones, para funcionar, etc.

 

Lógicamente, y haciendo alusión a este último grupo, los motivos por los que éstas personas carecerían de habilidades para afrontar los problemas de la vida serían múltiples, y no resulta muy útil juzgar a estas personas (en honor a la verdad) porque no dispongan de ciertas habilidades, ni nos ayuda a comprender esta compleja realidad...

 

 

En este último grupo, encontramos muchas y muy diferentes razones para consumir. Entre ellas se encuentran:

 

  • La diversión y/o el aumento del placer.
  • La búsqueda de un equilibrio emocional y psicológico.
  • La elusión/evitación de los problemas y sus consecuencias (familiares, laborales, sociales, relacionales, de pareja, etc.).
  • La desinhibición y relación social (cuando ésta genera malestar).
  • La búsqueda de aceptación y el sentimiento de pertenencia a un grupo
  • La exploración del mundo psíquico y la búsqueda de sensaciones.
  • La asociación con un ideal político, ideológico o por "estar a la moda"
  • El mantenimiento de un ritmo de vida más acelerado.
  • La imitación de otras personas a las que se admira o son importantes para esas personas (modelos).

 

En definitiva, los motivos por lo que una persona consume no tienen una causa única, y quizá por esto, es tan difícil salir de las adicciones. Además, hemos de comprender que existen más factores que propician el consumo o el establecimiento de una adicción. Se trata de algunos factores, como los reflejados a continuación:

 

 

En conclusión...

 

 

Podemos observar que las causas que originan las adicciones son múltiples y una persona no consume nunca por una sola causa. Entre las personas con adicciones, las investigaciones han señalado con claridad la enorme cantidad de razones para consumir drogas. Esto no exime de responsabilidad a la persona con un problema de consumo, pero si podemos decir también que no es culpable de padecer dicha adicción, y esta visión más elaborada y global del problema nos permite ayudar mejor a las personas porque, cuando una persona se encuentra en el callejón de una adicción, lo que menos necesita es sentirse más culpable y más avergonzado (emociones, por cierto, que impulsan un nuevo consumo).

 

 

 

 

 

Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Psicología Enrique Santos / 604 814 859 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar