La negociación en pareja

 

 

Negociar implica tratar nuestros conflictos procurando adoptar una actitud favorecedora para llegar a un acuerdo. Entrenar a las parejas en la negociación de sus conflictos es una de las piezas clave de la terapia de pareja, y posiblemente una de las más complejas. 

 

 

¿En qué consiste el entrenamiento en negociación en terapia de pareja?

 

 

Las parejas disfuncionales tienden a no establecer una negociación o a realizar una negociación de forma impositiva y/o autoritaria, tratando de obligar al otro a adoptar los cambios que afectan a un miembro de la pareja. Por contra, las parejas funcionales tienden a adoptar una actitud frente al conflicto que resulta más resolutiva y efectiva.

 

Este entrenamiento pretende fundamentalmente:

 

  1. Proporcionar a la pareja instrumentos para conseguir cambios del otro que fomenten una satisfacción en la relación.
  2. Que la pareja sea capaz de transmitir peticiones de forma concreta y obtener compromisos viables y relevantes para ambos.
  3. Y por último, que la pareja consolide una comunicación positiva y una transmisión de sentimientos negativos que favorezca un sano funcionamiento entre ambos.

 

Para llevar a cabo este entrenamiento, el psicólogo ha de transmitir qué es negociar. Negociar es pactar, llegar a acuerdos y consensos, y para ello ambos miembros de la pareja deben tener en cuenta la perspectiva del otro. Esta habilidad de practica y mejora en las sesiones de terapia, y se desarrolla en casa promoviendo que la pareja tenga "momentos para negociar".

 

 

¿Que herramienta se emplea para ayudar a la pareja a negociar?

 

 

Una de las herramientas empleadas también en terapia de pareja es el contratoSe trata de una formalidad en la que se establecen una serie de cambios acordados entre ambos miembros (por escrito), haciendo figurar que se trata de un acuerdo temporal (tiempo a determinar por la pareja), fijando también cuándo llegará el momento de renegociar dicho contrato y qué cambios supondrá dicho acuerdo.

 

El motivo por el que se alienta a hacer contratos de carácter temporal es, precisamente, para evitar conflictos derivados de "las firmas para siempre". Es importante que entedamos, en una relación, que nosotros también cambiamos (así como nuestra pareja) y lo que hoy puede parecernos una brillante idea mañana puede no serlo. Además, la idea de que no podemos ni debemos cambiar sólo nos llevaría a un compromiso con el que no nos sentimos a gusto ni conformes y es de vital importancia que ambos sientan que existe una adaptación a los cambios, las preferencias y los deseos del otro.

 

Una vez que la pareja establece dicho contrato, el terapeuta manda como tarea para casa la prueba de dicho contrato y el resultado se analiza en la siguiente sesión

 

 

¿Qué persigue este entrenamiento?

 

 

Resulta de vital importancia en terapia de pareja que ambos miembros comprendan que:

 

  • Ceder no es perder.
    • Con frecuencia ceder en la relación de pareja es algo más que necesario. Es imprescindible.
  • Ganar a corto plazo es perder a largo plazo.
    • Si el concepto de uno o ambos miembros de la pareja frente al conflicto es sinónimo de competición, ganar será sinónimo de perder.
    • Si este concepto lo analizamos y vemos sus consecuencias a largo plazo, no se convertirá más que en otro conflicto.
  • Vencer no es convencer.
    • ​Si el otro miembro cede y vences, no significa que convences.
    • Si no convences, el conflicto es 'pan para hoy y hambre para mañana'.
  • Adoptar la perspectiva del otro ayuda a que el otro adopte la nuestra.
    • Hacer ver a nuestra pareja que nos esforzamos por comprender su visión, a menudo suele generar 'una reacción en cadena'.

 

 

Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar