Terapia cognitivo - conductual

 

Este tipo de terapia se centra en los síntomas y en los problemas actuales del paciente, tratando de identificar los detonadores o antecedentes del estrés, la ansiedad o cualquier otro síntoma que presenta la persona en consulta.

 

La finalidad de la identificación de dichos detonadores es tratar de enfocar al paciente en el afrontamiento activo y adaptativo del problema, identificar aquellos estilos de afrontamiento o conductas desadaptativas que ha empleado hasta ahora la persona y que comprenda por qué motivos le afecta la forma en que ha enfrentado sus conflictos.

 

La terapia cognitivo conductual te ayuda a comprender qué piensas, cómo te influye a ti mismo o  cómo afecta a tus relaciones

 

Una segunda parte de la terapia consiste en identificar las "respuestas problema", esto es: 

 

  • Aquellas conductas que mantienen el problema y lo 'alimentan'
  • Que están explicadas por los antecedentes del paciente.
  • Que están a su vez relacionados con los detonadores (que explicaba más arriba).
  • Y, que explican qué cambios necesita cada persona.

 

Estas "respuestas problema" suelen ser el motivo de consulta del paciente, acudiendo porque "tengo ansiedad en el trabajo", "me siento triste desde hace 5 meses", "estamos discutiendo continuamente", etc. Precisamente conocer los detonantes del problema ayuda al paciente a comprenderse mejor y conocer su problema de una forma más precisa, realista y útil.


La terapia cognitivo conductual parte del hecho ya contrastado empíricamente de que el ser humano aprende constantemente, por lo que podemos reaprender a manejar los conflictos que nos afligen, así como la forma en que tendemos a afrontarlos.

 

  • Que el paciente conozca qué ha aprendido (es uno de los objetivos terapéuticos primordiales).
  • Que conozca su propio autoconcepto.
  • Que conozca sus estilos de afrontamiento frente a las adversidades.
  • Que conozca como éste genera variaciones a nivel afectivo y emocional.
  • Y que, sustituya a través de la implementación de nuevos recursos distintas formas de resolver su problema.

 

Estos aspectos cognitivos, afectivos y conductuales están interrelacionados, de forma que cada uno de ellos afecta sobre los demás.

 

 

Aprendemos que las situaciones que nos afectan nos son potencialmente dañinas, y a menudo, las evitamos sin ser conscientes de que estamos alimentando nuestro "monstruo", impidiéndonos a nosotros mismos ver qué sucede cuando miramos a los ojos del miedo

 

 

Durante el proceso, el psicólogo se vale de diversas estrategias que tienen por objeto:

 

  1. Modificar determinados esquemas disfuncionales en el paciente
  2. Enseñar al paciente a identificar sus pensamientos automáticos negativos asociados a creencias irracionales.
  3. Proporcionar recuersos de adaptación sana, más flexible a las dificultades y resolutiva.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar