Trastornos bipolares y otros trastornos relacionados

 

 

El trastorno de carácter bipolar se caracteriza por la aparición de síntomas o episodios de manía o hipomanía junto a otros depresivos. Cuando el paciente ha tenido un episodio de manía, se espera que el episodio depresivo se ponga de manifiesto a lo largo de su vida, por lo que se apreciará su naturaleza bipolar. En la depresión unipolar, sin embargo, no se han desarrollado episodios de tipo maníaco. Lo que caracteriza al trastorno bipolar es la presencia de un episodio maníaco o hipomaníaco

 

A veces se da por supuesto que los síntomas de enfermedades mentales como el trastorno bipolar se deben a algún tipo de debilidad o defecto de carácter. No es verdad. Las personas con trastorno bipolar no eligen su enfermedad.

 

 

Síntomas típicos de los trastornos bipolares

 

 

El trastorno bipolar puede comenzar con una amplia variedad de signos y síntomas, dependiendo del individuo. Ninguno de estos síntomas por sí solo indica que se padezca definitivamente trastorno bipolar. Sin embargo, si ha observado que tiene al mismo tiempo algunos de estos síntomas o si observa que pasa de síntomas maníacos a síntomas depresivos, debe buscar ayuda médica.

 

  • Síntomas típicos de la manía son:
    • Autoestima exagerada
    • Imprudencia
    • Irritabilidad
    • Movimientos nerviosos o agitados
    • Menos necesidad de dormir
    • Niveles de energía elevados
    • Gasto excesivo de dinero
    • Tener una opinión poco realista de sus propias capacidades
    • Aumento de la líbido (impulso sexual)
    • Hablar mucho más deprisa de lo normal
    • Iniciar conversaciones con extraños
    • Sentirse eufórico, exultante, como nunca se ha sentido
    • Reírse mucho (incluso de cosas que no sean graciosas)
    • Tener infinidad de ideas nuevas y excitantes
    • Saltar de un pensamiento a otro
    • Pérdida de concentración
    • Tomar decisiones impulsivamente, sin meditarlas
    • Hacer innumerables cambios o planes
    • Llamar por teléfono a altas horas de la noche
  • Síntomas típicos de la depresión son:
    • Sensación de tristeza, angustia o vacío
    • Pérdida de interés o placer en todas o en casi todas las actividades
    • Dificultad para afrontar situaciones
    • Dificultad para pensar correctamente
    • Lentitud de pensamiento, falta  de memoria
    • Tener problemas para conciliar el sueño o despertarse muy temprano
    • Dormir demasiado
    • Estar en la cama todo el día
    • Pérdida o aumento de peso de forma excesiva
    • Falta de apetito o aumento del apetito
    • Falta de energía
    • Sensación constante de cansancio 
    • Preocuparse en exceso y sentirse abrumado
    • No preocuparse de la salud física
    • Descuidar el aspecto personal
    • Vestir ropas extrañas o inapropiadas (ropa de invierno en verano, por ejemplo)
    • Descuidar la higiene personal
    • Incapacidad para llevar a cabo rutinas cotidianas
    • Ideas suicidas
    • Falta de concentración
    • Ser incapaz de leer un libro o incluso de ver la televisión

 

A veces, las personas con trastorno bipolar pueden padecer una mezcla de síntomas maníacos y depresivos. Este es el denominado “estado mixto”

 

 

¿Qué es un episodio hipomaníaco y un episodio maniaco?

 

 

Las características básicas del episodio hipomaníaco son las siguientes:

 

  • Un período diferenciado durante el que el estado de ánimo es persistentemente elevado, expansivo o irritable durante al menos 4 días y que es claramente diferente del estado de ánimo habitual.
  • Durante el período de alteración del estado de ánimo han persistido tres (o más) de los siguientes síntomas (cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable) y ha habido, en un grado significativo:
    • 1. Autoestima exagerada o grandiosidad.
    • 2. Disminución de la necesidad de dormir (por ejemplo, se siente descansado tras sólo tres horas de sueño).
    • 3. Más hablador de lo habitual o verborreico.
    • 4. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado.
    • 5. Distraibilidad (por ejemplo, la atención se desvía demasiado fácilmente hacia estímulos externos banales o irrelevantes).
    • 6. Aumento de la actividad intencionada (ya sea socialmente. en el trabajo o los estudios o sexualmente) o agitación psicomotora.
    • 7. Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves (por ejemplo. enzarzarse en compras irrefrenables, indiscreciones sexuales o inversiones económicas alocadas).
  • El episodio está asociado a un cambio inequívoco de la actividad que no es característico del sujeto cuando está asintomático.
  • La alteración del estado de ánimo y el cambio de la actividad son observables por los demás.
  • El episodio no es suficientemente grave como para provocar un deterioro laboral o social importante o para necesitar hospitalización, hay síntomas psicóticos.
  • Los sintomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, una droga, un medicamento u otro tratamiento).

 

Mientras que el episodio maníaco se caracteriza por una sintomatología parecida al episodio hipomaníaco, pero se diferencia fundamentalmente en que:

 

  • Los síntomas son más intensos y generan una alteración del estado de ánimo que es suficientemente grave como para provocar deterioro laboral o de las actividades sociales habituales o de las relaciones con los demás
  • Puede llegar a necesitar hospitalización con el fin de prevenir los daños a uno mismo o a los demás
  • Los episodios maníacos también pueden acompañarse de juego patológico o conductas antisociales
  • Presentan una mayor sociabilidad, sin importarles la naturaleza intrusiva, dominante y exigente de las relaciones.
  • El humor expansivo, el exceso de optimismo, la grandiosidad y la falta de juicio a menudo llevan a realizar actividades imprudentes, como gastos excesivos, el regalo de las posesiones, la conducción temeraria, inversiones insensatas en negocios y una promiscuidad sexual que es inusual para el individuo, aunque estas actividades probablemente tengan repercusiones catastróficas
  • En ocasiones hay síntomas psicóticos
  • Se produce un aumento del impulso sexual, de las fantasías y de las conductas sexuales. 
  • El estado de ánimo en un episodio maníaco se suele describir como eufórico, excesivamente alegre, alto o "sintiéndose por encima del mundo". En algunos casos, el estado de ánimo es de tal manera contagioso que se reconoce fácilmente como excesivo y puede caracterizarse por un entusiasmo ilimitado y caótico en las relaciones interpersonales, sexuales u ocupacionales. 
  • El individuo puede implicarse en muchos proyectos nuevos y solapados. Los proyectos se inician habitualmente con poco conocimiento sobre la materia y parece que no hay nada que esté fuera del alcance del individuo. Normalmente se encuentra una autoestima elevada que va desde la autoconfianza carente de crítica hasta una marcada grandiosidad que puede alcanzar dimensiones delirantes. 

 

 

El trastorno bipolar I y II

 

 

En los trastornos bipolares podemos distinguir:

 

  • El trastorno bipolar tipo I para pacientes que presentan o han presentado alguna vez en su vida un episodio maníaco completo
  • El trastorno bipolar II se caracteriza por un curso clínico con episodios afectivos recurrentes consistentes en uno o más episodios de depresión mayor y, al menos, un episodio hipomaníaco 

 

En ambos trastornos se dará el episodio depresivo mayor, que se caracteriza por la presencia de cinco (o más) de los síntomas siguientes, siendo al menos uno de los síntomas el estado de ánimo deprimido o la pérdida de interés o de placer

 

  1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p. ej., se siente triste, vacío o sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p. ej., se le ve lloroso). 
  2. Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días.
  3. Pérdida importante de peso sin hacer dieta o aumento de peso, o disminución o aumento del apetito casi todos los días.  
  4. Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  5. Agitación o retraso psicomotor casi todos los días.
  6. Fatiga o pérdida de la energía casi todos los días.
  7. Sentimientos de inutilidad o de culpabilidad excesiva o inapropiada casi todos los días.
  8. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o de tomar decisiones, casi todos los días.
  9. Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo. 

 

 

La ciclotimia o trastorno ciclotímico

 

 

La ciclotimia o trastorno ciclotimico es una alteración crónica (de al menos dos años) con fluctuaciones, con numerosos períodos que comportan síntomas hipomaníacos y síntomas depresivos. Ni unos ni otros tienen la gravedad ni la cantidad suficiente como para hablar de una fase hipomaníaca o de una fase depresiva. En definitiva, la ciclotimia tiene fluctuaciones del ánimo más leves que el trastorno bipolar I y II. La ciclotimia, como todas las formas de trastorno bipolar, predispone a una vida turbulenta y a dificultades de interacción social. Algunos pacientes se refugian en las drogas (sobre todo el alcohol), el juego o el aislamiento social, a causa de sus dificultades para controlar las propias emociones.

 

Es frecuente que quien la padece no haya pedido nunca atención psiquiátrica, en parte porque no es consciente del trastorno, y en parte porque ignora que, aunque leve, en realidad se trata de una enfermedad crónica que puede condicionar mucho las decisiones de su vida y puede mejorar con tratamiento. Su inestabilidad es tan habitual que acaba confundiéndose con su carácter (y quizá diremos que tienen un carácter difícil, o que nunca se sabe con qué pie se levantan de la cama). 

 

 

Conceptos en psicología

¿Quieres aprender más sobre psicología? Accede al siguiente enlace...

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar