Terapia de aceptación y compromiso (TAC)

¿Qué es?

     

La Terapia de Aceptación y Compromiso se engloba dentro de las llamadas terapias contextuales y se apoya en la teoría de marcos relacionales, la cual se centra en el análisis del lenguaje y la cognición como aprendizaje. El objetivo de la ACT es que la persona, mediante la aceptación, cese de luchar contra sus pensamientos, emociones y sensaciones, para así poder dirigir la acción hacia sus valores. 

 

Tiene varias premisas:

 

  • El sufrimiento es condición necesaria
  • El lenguaje e hiperreflexividad nos puede alejar de las contingencias o de la realidad pudiendo ser fuente de trastorno.
  • Introduce el Trastorno de evitación experiencial, que se encuentra en la base de muchos trastornos diversos.
  • Promueve la orientación a los valores, en vez del ensañamiento contra los síntomas. Los valores del cliente es el único contexto en el que el cliente puede encontrar significado al sufrimiento.

 

El objetivo de la terapia de aceptación y compromiso es eliminar la rigidez psicológica para lo que emplea algunos procedimientos básicos como la aceptación, estar en el presente, el desarrollo y el compromiso con los valores propios, el descubrimiento del yo como contexto y la desactivación del pensamiento (cognitive defusion). Estos procedimientos están totalmente relacionados, de tal manera que si se aplica la desactivación del pensamiento, se está presente y se aceptan los pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones, descubriendo y viviendo el yo como contexto, etc. (Hayes et al, 2004). La aplicación de estos procedimientos se realiza siguiendo una agenda terapéutica, que no es un procedimiento rígido, sino más bien una guía tentativa que se ha de adaptar a cada paciente y a cada problema (Hayes, et al, 1999).

 

El asno y el granjero
Metáfora del asno y el granjero.docx
Documento Microsoft Word [13.6 KB]

El sufrimiento humano

 

 

Los demás animales son felices con salud y comida; el ser verbal puede volver sobre las penalidades de la vida tal como las vive y poner en el presente un sufrimiento futuro. Por lo tanto el lenguaje puede ser  objetivo, razón y causa del sufrimiento, pero también de la felicidad.

 

 

Conceptualización del bienestar como contrapuesto a sufrimiento
Conceptualización del bienestar como con[...]
Documento Adobe Acrobat [179.5 KB]

 

 

Se ha equiparado la felicidad al elemento favorecedor de la vida. Pero tanto sufrimiento como bienestar, forman parte de la vida y de la normalidad. El sufrimiento no se debe comprender como anormalidad, enfermedad mental, incapacidad de una buena actuación…Hay que romper este emparejamiento social que asocia el sufrimiento con la incapacidad de actuar y la impotencia para dirigir su vida en relación a los propios valores.

 

Por ejemplo, socialmente se potencian contingencias entre el pensar, sentir y actuar en estas líneas:

 

  • Persona que se siente bien: “soy una persona normal, se puede confiar en mí…”
  • Persona que se siente mal: “algo no funciona, no puedo tomar la responsabilidad como antes, ¿tendré algún problema?…”

 

 

El mundo actual al haber catalogado el sufrimiento como algo anormal, negativo e inapropiado, provoca que uno sienta la obligación de sentirse bien y evitar el sufrimiento. Además, el haber centrado todos estos conceptos en las sensaciones en lugar de en las acciones, hace que la persona crea que el origen de los sentimientos de bienestar o malestar son los eventos privados.

 

Estas expectativas, hacen que al surgir el sufrimiento, las dudas; convirtamos en objetivo prioritario la evitación del sufrimiento. En conclusión: se asocia el sentirse bien con evitar ciertas sensaciones y contenidos cognitivos desagradables. Se fomenta una vida hedonista, sin complicaciones. Buscando el placer inmediato, sin tensión, sin sufrimiento y esfuerzo. Como si una vida sin complicaciones fuera una vida feliz. Por ello al sentir mal estar, nos parece un impedimento para hacer lo que uno quiere y tiene que hacer. Así terminamos prisioneros de las experiencias privadas e insensibles a las contingencias naturales.

 

Además orientamos hacia el olvido, la distracción y el entretenimiento a fin de “pasar el mal trago'. También solemos racionalizar (ej. no es para tanto, hay gente que te quiere, acuérdate de las cosas positivas, no es bueno pensar así, advertir de que tiene una manera retorcida y extraña de verse a sí misma y las cosas), para minimizar la importancia de lo acontecido. Esto también es un tipo de evitación y tiene el mismo efecto, como si el bien hacer en la vida fuera determinado por la presencia de emociones y cogniciones positivas.

 

El fondo cultural se basa en varias creencias disfuncionales (o no realistas):

:

  • El sufrimiento es malo (hay emociones buenas y malas).
  • Emociones y cogniciones negativas, se asocian a comportamientos desajustados y al fracaso en la vida.
  • Debe evitarse para vivir bien.
  • Lo que se piensa y siente es agente causal. No una consecuencia.

 

 

Conceptos en psicología

¿Quieres aprender más sobre psicología? Accede al siguiente enlace...

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar