El papel de la emoción y la intimidad

 

 

Si pensamos en una relación de pareja, sea ésta disfuncional o no, conflictiva o no; lo que parece claro es que no podemos desligar el concepto de relación de otros conceptos como emoción, unión, intimidad, compromiso, sexualidad, etc. Uno de los puntos que me gustaría repasar en este artículo es el papel de la emoción y la intimidad en las relaciones de pareja, dada la relevancia que tiene en el funcionamiento de una relación.

 

 

La emoción y la intimidad

La no expresión de nuestros sentimientos y emociones en la relación da lugar a multitud de conflictos. Las parejas, en terapia, deben comprender que dicha expresión es una forma de:

 

  • Construir una relación fuerte y resolutiva frente a los problemas.
  • Dar lugar a lo que sienten ambos miembros, aceptando los errores del otro y los propios.
  • Señalar a la otra persona qué necesito, qué no quiero y que sí.
  • No generar ciclos disfuncionales (como el ciclo de “perseguidor-perseguido”, "culpable-culpabilizador").
  • Mostrarnos honestamente al otro y favorecer, por tanto, la resolución de los problemas.

 

¿Qué es la intimidad?

 

 

Otro de los conceptos importantes en la relación de pareja es el de intimidad

 

La intimidad es la capacidad para ponernos en el lugar del otro, de empatizar con sus emociones y sentimientos o con sus motivaciones y tomar contacto con todo eso.


Revisando la bibliografía, los autores parecen definir más o menos áreas o facetas de la intimidad en la pareja, que voy a resumir en once:

 

  1. Comunicacional.
  2. Convivencial.
  3. Intelectual.
  4. Estética.
  5. Laboral.
  6. Sexual.
  7. Emocional.
  8. Recreativa.
  9. Creativa.
  10. Espiritual.
  11. Y en los conflictos.

 

Como podéis imaginar, todas estas áreas implican distintos aspectos de la vida de una persona, y muy a menudo suponen un conflicto en la pareja. ¿Comprendo las creencias religiosas de mi pareja? ¿Las respeto y acepto? ¿Comprendo que pueda tener un concepto distinto al mío respecto a la convivencia? ¿Tolero que estéticamente se vista, peine, cuide, de una determinada manera? ¿Entiendo su forma de divertirse? ¿Entiendo que no siempre tenga que compartir conmigo su ocio? En definitiva, ¿acepto quién es? ¿O quiero a otra persona?

 

 

 
 

La intimidad implica todo esto: comprender y aceptar al otro, por supuesto, sin olvidarte de tu propia intimidad, de tus necesidades y deseos. Cuidar del otro implica también cuidar de uno y desatenderte a ti mismo para cuidar de la otra persona no es un buen ejemplo de autocuidado. Por no decir que suele generar aún más conflictos…

 

La intimidad requiere del mantenimiento de la propia individualidad (respetar quién soy, qué quiero), a diferencia de la simbiosis, donde ambos miembros se funden y no se delimitan el uno al otro (ni a sí mismos). Paradójicamente, y en contra de lo que traslada el romanticismo, darse al otro implica establecer límites individuales claros para poder compartir con el otro, en lugar de “ser el otro”. Sin embargo, nuestra educación, nuestra cultura y el apego que construimos a través de las relaciones con nuestros progenitores y demás figuras adultas significativas pueden contribuir a que una pareja desarrolle conflictos relacionados con la intimidad.

 

 

"En un lenguaje coloquial suelo decirle a mis pacientes que si yo entiendo que me aman cuando me dan manzanas y mi compañero entiende que se le ama cuando le dan peras, por muchas manzanas que yo le dé, él no se sentirá amado, incluso se sentira rechazado porque siente que yo no le doy las peras que él necesita para sentirse amado, 'alimentado'; y viceversa"

Jose Díaz Morfa

En terapia...

 
 
Es muy frecuente ver en consulta parejas con estos problemas donde la terapia suele ser un buen recurso para aprender a relacionarse de una forma sana, comprendiendo que diferenciarnos y respetar nuestra intimidad no implica separarnos del otro; y viceversa, que el otro atienda su intimidad, sus necesidades, que respete quién es y qué es lo que quiere, no implica una separación o una ruptura. 
 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Psicología Enrique Santos / 659827222 / info@psicologiaenriquesantos.es

Llamar

E-mail

Cómo llegar